SHARE

De todas las peleas canceladas para el pasado evento UFC Las Vegas 7, realizado el sábado en el UFC APEX, los peleadores Mark Striegl y el veterano Ovince St. Preux, fueron separados tras dar positivo a COVID-19.

El peligro de la pandemia de coronavirus en curso no se limita solo a los atletas, como dejó en claro el presidente Dana White durante la conferencia de prensa posterior a la pelea. Allí, el jefe de UFC anunció que siete empleados también habían sido retirados del evento.

Esta ha sido probablemente la semana más loca que hemos tenido desde que comenzó todo esto”, dijo White, cuando se le preguntó sobre los combatientes que se quedarían en campamentos prolongados para ‘estar listos ‘para una posible convocatoria de UFC. “Y no fue solo, tengo que felicitar al equipo de producción esta noche. También perdimos como siete personas de producción. Ha sido una semana loca para nosotros y todos cumplieron. Y estos peleadores siguen intensificando, el equipo de producción dio un paso adelante esta noche, estos son tiempos locos.

Los protocolos a causa del coronavirus de UFC continuarán siendo estrictos siendo nítidos durante los próximos meses, para tratar de que UFC, sea afectado lo menos posible, y repetir semanas como esta. Con eventos actualmente planeados para cada fin de semana hasta noviembre, la promoción podría encontrarse fácilmente en una situación desesperada si el personal comienza a enfermarse en las instalaciones de Apex.

NO COMMENTS